I. ESTE LIBRO

UN RIMADOR obscuro
que no proyecta sombra,
un poeta maduro
a quien ya nadie nombra,
hizo este libro, amada,
para vaciar en él
como turbia oleada
de lágrimas y hiel.

Humilde florilegio,
pobre ramo de rimas,
su solo privilegio
es que acaso lo animas
tú, con tu santo soplo
de amor y de ternura,
desde el astro en que estás.

ˇUn dolor infinito
labró en él con su escoplo
tu divina escultura,
como un recio granito,
para siempre jamás!

                 23 de mayo de 1912

 Índice  Anterior Nivel anterior Siguiente