El imperio mexicano, los nuevos límites


En diciembre de 1821, el intendente Manuel Jacinto de Acevedo y la diputación provincial de San Luis Potosí reconocieron a la Junta Provisional Gubernativa del Imperio Mexicano y protestaron obedecer sus decretos y observar las garantías de Iguala. Acevedo fue el último intendente. Por disposición de la regencia, la jefatura política se encargó al comandante general de la plaza, Juan María de Azcárate, a principios de 1822.

Con el Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba quedó definitivamente consumada la independencia de México. La Junta Provisional Gubernativa designó una regencia que gobernaría como depositaria del poder ejecutivo durante algún tiempo en nombre de un emperador que habría de nombrarse. Esta Junta Provisional Gubernativa debía ejercer el poder legislativo en tanto se reunían las cortes. Con esa investidura decretó, el 17 de noviembre de 1821, la ley de bases de la convocatoria para el Congreso constituyente mexicano, en las que se consideró una división territorial provisional por la que las antiguas intendencias se transformarían en provincias. La extensa intendencia de San Luis Potosí se dividió en las provincias de San Luis Potosí, Nuevo Reino de León, Santander, Coahuila y Texas. La provincia de San Luis Potosí quedó constituida por ocho partidos: Charcas, Guadalcázar, San Luis, Santa María del Río, Rioverde, Salinas del Peñón Blanco, Venado y Villa de Valles.

En mayo de 1822, el jefe político, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de San Luis Potosí secundaron la iniciativa de la ciudad de México y proclamaron emperador a Agustín de Iturbide. La jura del emperador se hizo el 29 de septiembre del mismo año. En San Luis Potosí, Azcárate fue sustituido por Juan José Zenón Fernández.

En diciembre de 1822, Antonio López de Santa Anna, que había cobrado enorme fuerza durante el movimiento de Independencia, se rebeló en Veracruz y proclamó la república. Días más tarde, con el general Guadalupe Victoria, declaró el Plan de Veracruz en el que pedía la reinstalación del Congreso. El lº de febrero proclamó el Plan de Casa Mata que exigía la instalación de un nuevo congreso, manteniendo por el momento al emperador. El comandante general de San Luis reprobó el movimiento; sin embargo, las constantes intrigas del periodo hicieron que la guarnición se pronunciara el 2 de marzo de 1823, adoptando el Plan de Casa Mata. Zenón Fernández fue sustituido entonces por Francisco Arce, partidario del plan. La diputación provincial hizo saber que, por ministerio de ley, desempeñaría el cargo de jefe político Ildefonso Díaz de León a partir del 4 de marzo de 1823, el mismo día en que el emperador decretó que debía instalarse de nuevo el congreso en la ciudad de México. Pocos días después, el 19 de marzo, el emperador abdicó. A fines de marzo, el triunvirato compuesto por Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria y Pedro Celestino Negrete, con el título de Supremo Poder Ejecutivo, asumió el poder provisionalmente.

Mientras tanto, Santa Anna salió de Veracruz, vía Tampico, rumbo a San Luis Potosí, a donde llegó a principios del mes de mayo, iniciando así su itinerario de ambivalencias. Santa Anna comunicó al gobierno de México que las provincias de Querétaro, Guanajuato, San Luis y Zacatecas intentaban proclamar el sistema federal. Había acudido, por su propia iniciativa, con tropas que conservarían el orden público y evitarían que estas provincias desobedecieran al gobierno provisional.

En la ciudad de San Luis Potosí encargó la comandancia general al marqués de Jaral de Berrio; sin embargo, la guarnición de San Luis y la que había llegado de Veracruz con Santa Anna se pelearon, y el marqués de Jaral se ausentó temeroso de que las tropas continuasen en desavenencia y riña.

El 5 de junio Santa Anna leyó el plan que proclamaba la república federal, pero la tropa potosina se negó a seguir el movimiento. Las hostilidades entre los vecinos de la ciudad, principalmente los habitantes de los barrios de Santiago y Tlaxcala y los soldados de Santa Anna se recrudecieron durante todo el mes, hasta que éste se retiró al saber que llegaba una guarnición al mando de José Gabriel de Armijo para observarlo.

La diputación provincial que se había opuesto a todos los propósitos de Santa Anna se instaló en Mexquitic, hasta que éste se retiró de San Luis Potosí a principios de julio.

Al desplazarse a San Luis Potosí, Santa Anna se ubicó en el centro del escenario político y advirtió las múltiples inconformidades que provocaron la elección de Iturbide como emperador, su ulterior abdicación y la incertidumbre del gobierno provisional. Santa Anna se convertía así en una pieza estratégica para todos aquellos que pretendían el establecimiento de la república; no obstante, esta primera experiencia en San Luis estuvo marcada por la hostilidad que encontró en la localidad.


índice generalAnterioríndice de capítuloSiguiente